Ir al contenido principal

Microrrelato: El acantilado

El acantilado

Paró su coche muy cerca del acantilado. Bajó apresurado dejando la puerta abierta.
— ¡Papá!, ¡por favor!, ¡aléjate del borde! — Gritó.
Mientras se alejaba del coche, su padre comenzó a hablar.
— Hay muchos tipos de amores hijo, y yo por tu madre lo haría todo. — Tenía los ojos enrojecidos. — No pienso perderla. ¿Entiendes? Casi nos arruinamos otras veces, pero ninguna como esta. — Su tono se volvió rabioso. — Y con el cabrón de Cayetano rondando a todas horas por casa. ¡El maldito hijo de papá! Siento que se me escapa. ¡Se me escapa! Pero que no piense ese cretino que será así de fácil. — Estaba fuera de sí.
— Te entiendo, — Dijo mientras se acercaba poco a poco a su lado. — seguro que entre los dos podemos solucionarlo...
— Lo más importante para tu madre siempre ha sido el dinero, sus fiestas, mantener su estatus… Te enviamos al internado para que todo eso no parara. — Sus ojos se inundaron de lágrimas. — Yo siempre he intentado conseguir el dinero suficiente para que no me abandonara, pero cada vez necesita más y más. Pero hoy voy a solucionar esto de una vez por todas.
— Seguro que podemos solucionarlo de alguna otra manera.
— ¡No! Esto tiene que acabar aquí y ahora, tengo que cobrar ese seguro.
— ¿Que seguro? Si te suicidas no recibirás nada...
— ¡Lo sé!, pero me darán una millonada si tu mueres en un accidente. Solo tenía que encontrar la manera de aislarte de los demás.

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Créditos: Photo by Daniel Salgado on Unsplash


Comentarios

Entradas populares de este blog

Microrrelato: Verbena

Microrrelato: Patatas con forma de patata

Microrrelato: La carta