Ir al contenido principal

Microrrelato: Remates


Remates

Habría cogido alguna vez un hilván de no carecer de la tercera falange de su dedo índice. La exactitud era necesaria para su trabajo, usando para tal fin una grapadora heredada de su madre que perforaba la tela delicadamente, dejando las grapas con las puntas hacia fuera. Su labor era precisa y podía llevar varios días conseguir la forma correcta.
Al final del proceso fijaba la tela con un adhesivo casero que proporcionaba suficiente flexibilidad y sujeción como para retirar el metal.
El peluche finalmente quedaba terminado al incorporar, con delicadeza, un cabello de la persona indicada.

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Créditos: Photo by Yousef Bagheri on Unsplash


Comentarios

Entradas populares de este blog

Microrrelato: El acantilado

Microrrelato: El mapa

Microrrelato: La primera vez