Ir al contenido principal

Microrrelato: ¡Y que sea sincero!


¡Y que sea sincero!

Empujó levemente su pecho en una sutil invitación para que se tumbara en la cama. Se colocó sobre él, sentándose sobre su abdomen.
— ¡No sabes cuánto he esperado este momento! — Exclamó suavemente mientras comenzaba a quitarle la camiseta de Star Wars que llevaba.
Envuelta por la emoción, comenzó a darle besos por el torso, ascendiendo hacia el hombro y finalmente derritiéndose en su cuello. Entre caricias nerviosas, tomó una de sus manos y la llevó junto al cabecero. Sacó del bolsillo trasero de su pantalón unas esposas cubiertas de plumas. Una sonrisa cómplice se pintó en la cara de su compañero.
— ¡No puedo creer que vaya a hacerlo! — Dijo ofreciendo su mano izquierda para ser engrilletada al cabecero de forja.
— Es mi primera vez también. — Le susurró al oído mientras tomaba su mano derecha y la asía igualmente a la cama.
— ¿Tanto se me nota?
— Si, pero no te preocupes, llevaba tiempo buscando a alguien como tú. — Sacó un pintalabios y comenzó a garabatear sobre el pecho de él.
— ¿Cómo yo?
— Si. — Se acercó a su oído y prosiguió susurrando. — Alguien sincero, sensible, delicado, débil, manipulable. — Se incorporó. Sacó de la mesilla un calcetín que le colocó en la boca y un pequeño espejo para mostrarle el pentagrama invertido que acababa de dibujarle. — Y la cualidad que te hizo único: Ser virgen.

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Créditos: Photo by Gabby Orcutt on Unsplash


Comentarios

  1. ¡Muy bueno Juan! No volveré a fiarme de nadie cuando lleve mi camiseta de Starwars... Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte. Si te pones esa camiseta, evita hacer una exposición detallada de cómo casco oscuro ganaría en una batalla al comandante Spock. Eso te convertiría en el candidato perfecto.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Sergio, Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, tiene que tener cuidado cuando se ponga su camiseta. Gracias por pasarte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Microrrelato: Verbena

Microrrelato: Patatas con forma de patata

Microrrelato: La carta