Ir al contenido principal

Microrrelato: El concurso

Microrrelato: El concurso

El concurso

    —Vamos con la número quince: ¿Están seguros de querer volver a estar solos? —El presentador lanzó la última pregunta y la cuenta atrás de un minuto se puso en marcha.
    Los dos nos quedamos mirando el piloto rojo de la cámara. Estábamos a una respuesta de cumplir nuestro deseo. El polígrafo se había mostrado implacable con las otras parejas y había abortado de manera abrupta sus sueños de adoptar o tener una carrera universitaria. Pero eso no nos pasaría a nosotros, lo teníamos claro.
    Del detector salían dos brazaletes para medir la presión sanguínea que nos apretaban en el brazo. El zumbido sordo del paso de la sangre iba y venía, pero conseguimos ignorarlo. Teníamos también un par de diodos colocados en la sien para captar los impulsos nerviosos. Llevábamos una hora de concurso y el sudor de la frente causaba un falso contacto de los cables con la piel, recibiendo pequeñas descargas eléctricas. Treinta segundos y todo terminaría.
    Miramos al tiempo restante. Nos miramos, nos dimos la mano y ambos asentimos con la cabeza antes de responder con contundencia: «Sí».
    Cincuenta y tres años, veinticinco castings y cinco concursos después, estuvimos a punto de que nuestro hijo se fuera de casa.
    Pero mentí.

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Y no olvides entrar en http://www.evora.es para leer más historias como esta.

Créditos: Photo by Emily Morter on Unsplash

Comentarios

  1. Muy bueno Juan!! Yo haría lo mismo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea mentir para que continúe en casa, aunque tenga 53 años :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Ahora que llegaste hasta aquí, ¿qué te pareció el relato?

Entradas populares de este blog

Relato: La maratón

Relato: Saltadores de humo

Microrrelato: La luz

Microrrelato: La carta

Microrrelato: Sin miedos

Microrrelato: Al rincón

Microrrelato: Patatas con forma de patata