Ir al contenido principal

Microrrelato: Sin miedos

Microrrelato Sin miedos

Sin miedos

    El cielo estaba totalmente despejado ahí arriba y eso me permitió ver como el motor derecho saltaba en pedazos al engullir un pajarraco enorme que salió escupido como si de una licuadora se tratase. Inmediatamente comenzamos a caer.

    Yo seguía mirando por la ventanilla sonriendo. Me resultaba gracioso como nos zambullíamos en las nubes y salíamos por el otro lado cambiando totalmente el paisaje. Después de un par de «wiskis» y otros tantos tranquilizantes no podía dejar de sonreír.

    Miré por un momento a mi compañero de fila, tenía colocado el chaleco salvavidas y la cabeza incrustada en sus rodillas. «¿Cómo puede poner esa postura? ¡Si a mí apenas me llega para que me entren las piernas!» pensé y comencé a reír a carcajadas mientras me miraba de reojo.

    La sensación que recorría mi cuerpo era extraña, a parte de las cosquillas en el estómago por el descenso y las vibraciones del aparato, había desaparecido totalmente ese miedo que me bloqueaba cada vez que tenía que acercarme a un avión. Quizá el haberme confesado antes de montar y tener el testamento hecho ayudaba un poco.

    Sorbí las ultimas gotas de mi vaso y disfruté por última vez de unas privilegiadas vistas al mar.

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Y no olvides entrar en http://www.evora.es para leer más historias como esta.

Créditos: Photo by peter bucks on Unsplash

Comentarios

  1. El protagonista transmite serenidad. La ambientación es cuidada en los detalles. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. Finalmente si fobia a volar fue productiva y racional.

      Eliminar
  2. Qué viva el "wiski" ‼️👏👏👏

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Ahora que llegaste hasta aquí, ¿qué te pareció el relato?

Entradas populares de este blog

Relato: Dinosaurios

Relato: Doce

Microrrelato: La habitación

Relato: Piel de leopardo y especias

Microrrelato: No compres, ¡adopta!

Microrrelato: Algún día en la playa