Ir al contenido principal

Relato: En directo

Leer Relato: En directo

En directo

    Todos se sientan en torno a lo que ellos llaman mesa. Siempre con la mirada fija en la cámara que tienen justo en frente para no dejarla escapar. Como perros de caza levantan sus orejas al toque de un pequeño piloto rojo que ilumina el punto exacto donde dirigir sus palabras.

    Para abrir boca, un barco semi hundido con una decena de migrantes desaparecidos y un barco pesquero que consigue salvar a un par de ellos. El color de la piel justifica todo tipo de fábulas con respecto a su origen y condición. Los deshumanizan. Los dejan desnudos con sus focos hasta que, consumidos, los amontonan en el centro del plató de cualquier manera.

    —Quince.

    De segundo plato, una madre llora a su hijo después de que decidiera ser libre desde un quinto piso. La decisión más complicada fue sencilla gracias a sus compañeros de clase. Es el momento de sacar caras borrosas, insultos y patadas. Todo el mundo sabía que no estaba bien. Todo el mundo intentaba ayudar y todo el mundo fracasó.

    —Conectamos en directo.

    La cara apesadumbrada de un reportero introduce con precisión de cirujano su micrófono delante a las fauces de una madre sedienta de justicia, rota por el dolor que le causa haber perdido todo. Mira a su entrevistador mientras este mira con gesto serio y balanceando de vez en cuando la cabeza siempre hacia la cámara.

    Otra vuelta a esa media naranja y ausente de pulpa la desechan sobre los restos de la anterior noticia.
    —Veinte.

    Es hora de poner el resto en el asador donde se amontonan las historias moribundas ya libres de su esencia. Incendios que arruinaron vidas; familias rotas en pantalla. Empresas que se enriquecen y quien sufre por ello. Robos, violencia, extorsión, corrupción. Todo vale para mantener con combustible la hoguera.

    —Veinticinco.

    Y en ese momento, cuando el combustible está apilado y todos en la mesa hablan sin saber de qué, es el momento de que el cordero se convierta en lobo.

    —Y ahora damos paso a la publicidad.

 

 ¿Te gustó el relato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Y no olvides entrar en http://www.evora.es para leer más historias como esta.

Créditos: Photo by Alex McCarthy on Unsplash

Comentarios

Relatos populares en los últimos 30 días

Novela: El salto de los inocentes

Relato: El adiestrador de coches

Relato: La mudanza

Relato: La visita