Relato: el pastel

El pastel

     Un unicornio se paró justo delante de mis narices y empezó a chuparme la cara. Sabía que lo que yo estaba viendo distaba mucho de la realidad. En mi casa estamos yo y mi perro Charly y, a parte de nosotros, ninguno de los otros seres eran reales. Me llevé las manos a la cara para apartar a aquel caballo con DLC y se esfumó en una nube de humo blanquecino.
    —¡Charly! —grité levantando ligeramente la cabeza.
    Apoyé las manos en el suelo enmoquetado y tirando de abdominales recuperé con cuidado la verticalidad quedándome sentado. Comencé a escuchar los ladridos que venían desde el salón pero, por más que miré en aquella dirección, era incapaz de llegar a verlo. Un enorme trol mohoso apoyaba su espalda contra el techo mientras me miraba fijamente y cubría con una de sus patas la puerta por la que se suponía debería llegar mi compañero de piso.
    Agité la cabeza buscando despejar un poco la mente y solo conseguí que todo girara de nuevo. Un “cuerpo a tierra” inconsciente sonó y volví a dejarme caer en el caos horizontal. El techo de color rosa giraba como un circulo cromático en manos de un niño que quiere formar el color negro y una enorme arcada quedó bloqueada cuando cerré con fuerza la boca. Los dientes rechinaron de la presión y mi mandíbula quedó totalmente rígida.
    Cerré los ojos.
    Las pisadas de Charly se acercaban cada vez más y sentí como su pelaje me tocaba la mano. Me lamió los restos de brownie que tenía entre los dedos y se recostó sobre mi antebrazo.
    Aquí llevo como dos horas desde eso.
    Charly está profundamente dormido. Yo, sin embargo, sigo abriendo de vez en cuando los ojos para ver si los seres sacados de mis novelas de fantasía favoritas se marcharon ya. Y mira que cuando ese chico me dijo que con su pastelito volvería a ver de nuevo, me reí de él en su cara, o eso creo. Tengo que dejar de escuchar tanto audiolibro de fantasía, esperar que se pasen los efectos y volver a mi dulce y monótona oscuridad.

Relato el pastel

 

 ¿Te gustó el microrrelato? déjame tu opinión en los comentarios. 

También puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada.

Y no olvides entrar en http://www.evora.es para leer más historias como esta.

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Comentarios

Entradas populares de este blog

Relato: Dinosaurios

Novela: El salto de los inocentes

Microrrelato: No mires a la luz

Microrrelato: Algún día en la playa